Entrada del Blog

Cuando yo estudié Derecho Tributario en la carrera en “mi” Universidad de Sevilla, el profesor Pérez Royo nos definía a los impuestos como un mecanismo coactivo y sin contraprestación de recaudar dinero por el Estado. Al utilizarse la palabra coactiva hace que pensemos que, cuanto menos, es injusto. Por tanto, bajo mi punto de vista, todos los impuestos son injustos, pensemos en el IBI, IVA, IRPF, etc. ¿Por qué razón tiene el Estado que participar de una parte de lo que estoy pagando/ganando con mi trabajo y esfuerzo?

Con esta premisa como base debemos analizar el Impuesto de Sucesiones, pero de un modo riguroso, serio y con toda la información en la mesa. Dependiendo del signo político del medio de comunicación de turno que hable sobre el asunto estarán a favor o contra de su eliminación. Si son de izquierdas no están dispuestos a eliminarlo y sí si son de derechas. Y para vendernos su pretensión utilizan argumentos que o son incorrectos o son incompletos.

Debemos dejar por sentado que el ISD como actualmente está configurado es tremendamente injusto pero más por el hecho de que se apliquen de forma diferente según sea la Comunidad Autónoma donde haya fallecido el causante que por el hecho mismo de gravar los bienes que te dejan en herencia. Me explico, por ejemplo si es en Andalucía se trata de una forma injusta respecto a si se fallecen en Madrid. Pero nos manipulan diciendo que en Andalucía se paga y en Madrid no, y es cierto, pero a medias ya que faltaría decir que se paga en Andalucía “si se hereda más de 175.000 euros”, lo cual hace bastante improbable el que pudiera salir a pagar teniendo en cuenta los bienes que puede tener una familia media: una vivienda valorada en unos 150.000 euros, viuda y dos hijos que heredan a partes iguales. Si analizamos de manera profunda este planteamiento, ¿a quién le interesa realmente que se elimine este impuesto? claro, a las clases altas. Es el caso de Madrid, donde tenía reconocida su residencia habitual D. Emilio Botín, el banquero recién fallecido que casualmente tenía todos sus bienes a nombre de sociedades, mecanismo genial ya que en esa Comunidad Autónoma (Madrid) los traspasos de empresas familiares están casi exentos de pagar el impuesto. ¿no es realmente injusto?

La solución pasa, como hemos expuesto en diferentes ocasiones, por llevar a cabo una reforma profunda del Impuesto, eliminar agravios comparativos, de gestión central, no autonómica, estableciendo unas bonificaciones y reducciones iguales para todos, para que con ello no se le cobre a un hijo que hereda de sus padres, trabajadores afanados en dejarle un alivio a su descendencia, en clara contraposición con gente que dejan auténticas fortunas a sus hijos y aprovechando su status social y cultural evaden por diferentes fórmulas el pago de un impuesto que, como su propio nombre indica, ES INJUSTO.

Antonio Valderas Casado. 10 noviembre, 2.014.

Abogado de herencias en Málaga y Granada | Localización Granada | Localización Málaga

Gallardo & Valderas:

15 años velando por los intereses de nuestros clientes

Auténticos especialistas en todo lo concerniente a la tramitación de herencias

error: Content is protected !!
Consulte GRATIS aquí